< inicio noticias  contactar  multimedia  boletín  tablón  suscripciones Solicitud de Información  identidad  webmail  español  english
AGROPAL - Agropecuaria Palentina
España,  sábado, 18 de noviembre, 2017
  Buscar en Agropal
SERVICIOS
volver imprimir  búsqueda relacionadarelacionar
Noticias - Actualidad
volver  otros titulares       imprimir  enviar  búsqueda relacionadarelacionar 
Noticias - Actualidad
Diarreas en rumiantes neonatos
08-11-17
Las diarreas de terneros de menos de 30 días están causadas por múltiples agentes infecciosos (bacterias, virus, protozoos) y no infecciosos, que provocan anualmente pérdidas económicas importantes en las explotaciones ganaderas

Diarreas en rumiantes neonatos

Esta enfermedad puede tener varias presentaciones. En forma aguda se caracteriza por deshidratación progresiva y muerte, algunas veces en tan sólo 12 horas. En la forma subaguda, la diarrea puede persistir varios días y causar desnutrición y emaciación (delgadez).

En este artículo desarrollaremos solo las diarreas bacterianas y víricas más frecuentes durante el primer mes de vida, siendo las principales bacterias causantes E.Coli, Salmonella y Clostridium. En el caso de los virus desarrollaremos las diarreas causadas por Rotavirus y Coronavirus.

DIARREA POR BACTERIAS

Escherichia Coli

Escherichia Coli es la más importante causa bacteriana de diarrea en ternero durante el primer mes de vida (diarrea blanca de los terneros), siendo los terneros más susceptibles los de 2 primeras semanas, y en especial los 3 primeros días de vida.

Es una enfermedad aguda de alta mortalidad en terneros de menos de 10 días de edad, se manifiestan por diarreas graves, materias fecales de color blanquecino y deshidratación rápida, su curso puede durar desde unas horas a días. Los terneros que no reciben calostro son casi siempre víctimas de la enfermedad.

Es frecuente en animales que sobreviven más tiempo desarrollar artritis y meningitis.

En las infecciones graves puede producirse edemas, erosiones y ulceración de la mucosa, que conducen a hemorragias intestinales.

Las causas del origen de las diarreas por E.Coli se deben a la falta de anticuerpos específicos en madres que no se han expuesto a esos agentes patógenos específicos y el no uso de vacunas específicas.

Otra causa es el estrés en entorno adverso por una inadecuada protección frente a inclemencias del tiempo o una dieta insuficiente o inadecuada.

En la transmisión de la enfermedad juega un papel importante el ganado vacuno adulto sano ya que puede ser portador de todos los enteropatógenos y excretar periódicamente los microorganismos en las heces. La excreción puede aumentar con el estrés del parto y ser más frecuente en vacas primíparas.

Otra vía de infección son las heces de los terneros diarreicos que contienen gran número de microorganismos al principio de la infección.

La transmisión se produce por contacto fecal-oral y mediante aerosoles fecales.

Síntomas:

  • Diarrea, deshidratación, debilidad profunda, pudiendo llegar a muerte.
  • Heces líquidas, terneros que se deprimen rápidamente y permanecen en decúbito.
  • Los terneros pueden perder el 12% de su peso en líquido, produciendo el shock hipovolémico y muerte en 12-24 horas.
  • La temperatura corporal puede estar aumentada pero suele ser normal o algo baja.

Tratamiento:

  • Administración de líquidos, electrolitos tan pronto como sea posible aunque no exista deshidratación, efectuar cambios en la dieta y en la utilización de agentes microbianos, inmunoglobulinas, fármacos antidiarreicos y absorbentes.
  • Si la terapia de líquidos y electrolitos se administra precozmente la respuesta es buena. Las soluciones rehidratantes pueden administrarse mediante biberón o sonda gástrica.
  • Los terneros que todavía pueden mantenerse de pie y quieren y pueden mamar con frecuencia pueden tratarse solamente con electrolitos orales. Si se debe o no administrar leche durante el período de rehidratación es un tema controvertido. La administración de leche puede aumentar el volumen fecal pero proporciona energía al ternero y puede fomentar la cicatrización intestinal.
  • Los terneros necesitan grandes cantidades de energía y cuentan con pocas reservas, las soluciones electrolíticas no satisfacen los requerimientos energéticos, por lo que no se debe retirar la leche durante más de 24-36 horas.
  • Los antibióticos pueden ser útiles y la vía de administración debe ser oral, lo ideal es hacer un antibiograma, pero cuando no disponemos de él, utilizaremos gentamicina o sulfamida potenciada como primera elección.

Prevención:

1) El grado de exposición de los animales neonatos debe disminuirse aislando a los animales enfermos o trasladando la zona de partos y de cría de terneros a un área aislada además de practicar una buena higiene general.

2) Buena nutrición de la madre y del ternero asegurando que el recién nacido consuma más del 5% de su peso corporal, en forma de calostro de alta calidad en las primeras horas de vida, seguida de una cantidad equivalente a intervalos de 12 horas durante las siguientes 48 horas.

3) Vacunación de neonato y madre: La vaca preñada se vacuna para controlar la colibacilosis enterotoxigénica a las 6 y 2 semanas antes del parto. Una dosis vacunal de recuerdo se administra en años subsiguientes.

Salmonella

Salmonella produce cambios inflamatorios en el intestino, progresando a infección generalizada.

Produce tres síndromes: septicemia, enteritis aguda y crónica, los terneros jóvenes desarrollan la forma septicémica.

Existen una serie de factores estresantes que determinan la aparición de la enfermedad clínica:

  • Privación de alimentos y agua
  • Transporte prolongado
  • Partos
  • Mezcla y hacinamiento de animales en los cebaderos.

Síntomas:

La diarrea debida a Salmonella spp normalmente ocurre en terneros mayores de 14 días. Se caracteriza por heces fétidas que contienen sangre, fibrina y cantidades copiosas de moco.

La manifestación más sobresaliente de la salmonelosis en terneros es la septicemia con fiebre elevada y depresión que progresa a postración y coma y, aunque exista diarrea, generalmente la muerte se produce por shock septicémico. Los terneros con salmonelosis por lo general pierden rápidamente peso y mueren a pesar del tratamiento enérgico.

Tratamiento:

La salmonelosis debe tratarse con antimicrobianos parenterales. Diversos fármacos como flunixinmeglumina, indomectacina, loperamida, difenoxato y subcsalicilato de bismuto, tienen actividad antisecretoria y antiinflamatoria y se utilizan en el tratamiento, pero no existen ensayos clínicos sobre su eficacia en terneros.

Clostridium Perfringes

Clostridium Perfringes tipos A, B, C y E causan una enteritis hemorrágica rápida y mortal en terneros. Esta enfermedad es rara y normalmente esporádica.

La diarrea causada por C.Perfringens tipos B y C se caracteriza por un inicio agudo con depresión, debilidad, diarrea sanguinolenta, dolor abdominal y muerte a las pocas horas. Normalmente afecta a terneros vigorosos de unos pocos días de vida, que presentan gran apetito y cuentan con una fuente de leche fácilmente disponible.

Los terneros afectados por Clostridium Perfringes mueren antes de poder aplicarse el tratamiento.

Tratamiento y prevención:

Idéntica a la E.Coli, utilizando vacunas frente a Clostridium Perfringes tipos A,B,C y E.

DIARREA POR VIRUS

Rotavirus y Coronavirus

Rotavirus y Coronavirus es la causa más frecuente de diarrea vírica en terneros.

La transmisión es también mediante aerosoles respiratorios.

Síntomas:

La diarrea por rotavirus, coronavirus y otros virus generalmente ocurre en terneros de 5 a 15 días de vida, pero puede afectar a animales de varios meses de edad. Los terneros afectados presentan depresión moderada y frecuentemente continúan mamando o bebiendo leche, las heces son voluminosas, de blandas a líquidas y muchas veces contienen grandes cantidades de moco. La diarrea persiste 3 o más días y algunos casos de diarrea coronavírica se llegan a hacer crónicos.

Tratamiento:

Los casos de diarrea vírica no complicados por otros agentes patógenos normalmente responden en pocos días a un tratamiento a base de líquidos, electrolitos y apoyo nutricional adecuado.

Prevención:

La vacunación de las vacas gestantes con vacunas frente a rotavirus y coronavirus incrementa la cantidad de anticuerpos específicos en el calostro y la leche. La concentración de anticuerpos de la leche puede que no sea suficiente durante el periodo de mayor prevalencia de la infección, que en terneros ocurre entre los 5 y 15 días, para ello la adición de pequeñas cantidades de calostro inmune a la leche suministrada durante este período puede proporcionar protección frente a la enfermedad.


Abrir / cerrar  Seguros


Abrir / cerrar  Audio
Abrir / cerrar  Video


   Agropecuaria Palentina, S.C.L. C/ Francia, P-52 Polig. Indust. - 34004 - Palencia - España Tel: +34 979 165 116 - Fax: + 34 979 165 733   
   ©  2004-2017            Aviso Legal              Política de Privacidad info@agropalsc.com  Importe nuestros canales de RSS   PDA  Xolido®