< inicio noticias  contactar  multimedia  boletín  tablón  suscripciones Solicitud de Información  identidad  webmail  español  english
AGROPAL - Agropecuaria Palentina
España,  miércoles, 12 de diciembre, 2018
  Buscar en Agropal
SERVICIOS
volver imprimir  búsqueda relacionadarelacionar
Noticias - Actualidad
volver  otros titulares       imprimir  enviar  búsqueda relacionadarelacionar 
Noticias - Actualidad
Al agua la importancia que se merece
03-12-18
Todos tenemos claro que el agua es esencial para la vida y el objetivo de este artículo es darle la importancia que merece en la producción ganadera

Al agua la importancia que se merece

En general, podemos decir que en los mamíferos el 60% (¡más de la mitad!) de su masa corporal es agua, incluyéndonos a nosotros mismos, la especie humana. Esta proporción depende de diferentes factores, entre ellos la edad (mayor cuanto más joven es un animal) y el sexo (mayor en hembras que en machos) de nuestros animales. Esto se debe a la relación inversa que existe entre el contenido de agua y de grasa del organismo animal: a mayor proporción de grasa, menor de agua.

En ganadería el agua tiene principalmente dos utilidades:

  • Bebida de los animales.
  • Higiene de las explotaciones.

Aunque podrían ser tres, dependiendo de la actividad ganadera de que se trate: refrigeración y calefacción.

El agua es esencial para la nutrición del ganado, ya que es su principal nutriente.

El aporte de agua de nuestros animales tiene tres orígenes fundamentales:

  • Agua de bebida. En general el aporte más importante.
  • Alimentos. En los casos en que los animales reciben raciones húmedas o alimentos líquidos, la necesidad de agua de bebida es menor.
  • Metabolismo de los tejidos. En el proceso de combustión de la grasa, la proteína o los hidratos de carbono, se genera la denominada agua metabólica, en diferentes proporciones en función del tejido de que se trate.

Las necesidades de agua de los animales varían en función de múltiples factores.

  • Edad.
  • Nivel de producción.
  • Proporción de materia seca en la dieta. Existe una correlación directa entre el consumo de materia seca por parte del animal y la ingesta de agua. Y viceversa. Es decir, un mayor consumo de agua se traduce en una mayor ingestión de materia seca por parte del animal.
  • Contenido en sodio de la ración.
  • Temperatura ambiental. A modo de ejemplo, se asume que durante el verano el consumo de agua se incrementa aproximadamente 1,2 litros por cada grado de incremento de la temperatura ambiente en vacas en fase de lactación. También en vacuno se observa una diferencia del 18% en la ingesta de agua en función de que los animales tengan acceso o no a zonas de sombra.

Por esta razón es fundamental que en las explotaciones el agua sea de calidad, ya que puede afectar a la salud de nuestros animales y de forma importante al consumo de pienso, y por lo tanto a la producción. Existe una clara relación positiva entre el consumo de agua y la producción de leche, compuesta por un 87% de agua, no nos olvidemos. En resumen, se puede decir que es fundamental que el agua en nuestras explotaciones sea potable, es decir, que no contenga microrganismos patógenos ni sustancias nocivas para los animales y que sea fácilmente accesible para todos ellos.

La evaluación de la calidad del agua se realiza teniendo en cuenta criterios microbiológicos, físicos y químicos.

No existe una legislación específica que indique qué calidad debe tener el agua de consumo para el ganado. Es por ello que utilizamos los parámetros de calidad que tiene que tener el agua destinada a las personas, recogidos en el Real Decreto 140/2003, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

La valoración de la calidad del agua se realiza considerando criterios físicos, químicos y microbiológicos. Y esto nos lleva a hablar de calidad organoléptica, calidad físico-química y calidad microbiológica.

1.- Calidad organoléptica

El agua de bebida de los animales no debe tener olor ni sabor. Siempre se ha dicho que “el agua es incolora, inodora e insípida” y así debe ser en nuestras granjas.

2.- Calidad físico-química

Se consideran diferentes aspectos:

  • pH. La salud de los animales no se ve afectada por el pH del agua de bebida, siempre que se encuentre en valores habituales. Sin embargo, si puede afectar a la efectividad de un tratamiento antibiótico o incluso de la desinfección, ya que hay productos que se solubilizan mejor a pH ácidos y otros a pH básicos.
  • Turbidez. Se utiliza como un indicador de una buena desinfección y filtración, ya que indica las partículas suspendidas en el agua, normalmente debido a una mala filtración o por contaminación de la misma.
  • Dureza. Relacionada con el contenido de calcio y magnesio del agua. La calidad química deseada del agua, relacionada con su dureza, es muy diferente en función de su empleo para alimentación del ganado, refrigeración y calefacción o limpieza y desinfección. En España, exceptuando zonas muy concretas, la mayoría de las aguas son duras. Como consecuencia del exceso de calcio y magnesio que contienen, se forman incrustaciones en los circuitos de conducción del agua de bebida que provoca que se depositen restos de materia orgánica donde se asientan colonias de microorganismos, patógenos en algunos casos, el famoso biofilm. La limpieza y desinfección de las conducciones de agua de forma periódica es, por este motivo, imprescindible. Estas incrustaciones también se producen en los circuitos de conducción de los sistemas de refrigeración y calefacción que repercuten directamente en el rendimiento de los equipos instalados. La dureza afecta también a la dosificación efectiva de los detergentes y desinfectantes.
  • Nitratos y Nitritos. Se trata de dos formas oxidadas diferentes de nitrógeno. Los nitritos son la forma verdaderamente tóxica. Los nitritos son 2,5 veces más tóxicos en rumiantes y 10 veces más tóxicos en animales monogástricos que los nitratos. Sin embargo, los nitratos pueden ser tóxicos si son transformados a nitritos por la flora ruminal o cecal. Intoxicaciones agudas por nitratos pueden ser comunes en rumiantes, pero muy raras en animales monogástricos.
  • Sulfatos. Los animales pueden tolerar en agua de bebida niveles superiores a los de las personas en el caso de este compuesto. Un exceso de sulfatos en el agua puede disminuir su consumo, con las consecuencias por todos conocidas en la producción. Incluso, estos compuestos se han relacionado en algunos casos un trastorno del sistema nervioso central denominado polioencefalomalacia.

3.- Calidad Microbiológica

El agua puede contener una gran variedad de microorganismos, incluidas bacterias, virus, algas protozoos así como parásitos. No todos los microorganismos son nocivos. Sin embargo, un alto nivel de contaminación en el agua es siempre un índice de mala calidad y representa un riesgo potencial para la salud, especialmente en los animales jóvenes.

El control de la calidad microbiológica del agua solo en el origen no es suficiente, sino que también debe realizarse en diferentes puntos del circuito del agua potable. El agua puede ser de alta calidad en la fuente, pero no a lo largo de la tubería debido a la formación de biofilm y a la contaminación microbiana existente en los chupetes y bebederos.

Los resultados dependen de la fuente de agua. El origen de la muestra es fundamental para su interpretación. Es imprescindible la vigilancia también en los casos donde se toma agua de la red pública, ya que generalmente se cree que por ser agua apta para el consumo humano la calidad microbiológica será buena, pero ¡hay que comprobarlo!.

La muestra de agua a analizar debe de tomarse en distintos puntos del circuito, bebederos, canal y red, ya que pueden producirse contaminaciones en muy distintas localizaciones.

MÉTODOS PARA MEJORAR LA CALIDAD DEL AGUA

El agua tal como la encontramos en la naturaleza, salvo en raras ocasiones, no debe utilizarse directamente sin analizarla previamente y generalmente necesita de un tratamiento de acondicionamiento y/o higienización si queremos evitar riesgos innecesarios.

Resulta imprescindible acondicionar el agua antes de la aplicación de detergentes y desinfectantes. Este acondicionado se puede hacer por múltiples medios, como son la filtración, floculación, osmosis inversa, descalcificación, regulación del pH, etc.

Métodos de desinfección:

  • Ozonización. Una vez se produce ozono, se mezcla con el agua, destruyendo por su alto poder oxidante los microorganismos contaminantes. Sin embargo, presenta fundamentalmente dos inconvenientes, que son el hecho de ser un método caro y de fácil recontaminación.
  • Luz Ultravioleta. Este sistema consiste en aplicar luz ultravioleta a determinadas longitudes de onda al agua, dado su poder germicida sobre virus y bacterias, relacionado con su capacidad de modificación del material genético que ocasiona. Su aplicación en bandería presenta también varios inconvenientes, como el crecimiento de algas y los sedimentos. Además, es imprescindible el empleo adicional de tratamientos para reducir la turbidez del agua, ya que si no su efectividad se reduce de forma radical. Se trata también de un método de fácil recontaminación.
  • Cloración. Consiste en la inyección de cloro en diferentes formas químicas al agua para eliminar las bacterias y otros microorganismos, dado su elevado poder germicida y reducido coste. Es por ello que es uno de los métodos más conocidos y usados, si bien es necesario ajustar muy bien la dosis del producto clorador empleado, ya que se evapora a lo largo del circuito, fundamentalmente en épocas de calor, y es posible que en el punto final de la instalación no se detecte la presencia de cloro residual en el agua de bebida. Y una sobredosificación puede dar sabor al agua y provocar un descenso de su consumo por parte de los animales, con las implicaciones negativas que este hecho conlleva en la producción animal.
  • Peróxido de hidrógeno. Realmente estamos ante agua oxigenada, que todos conocemos. Es un producto con alta capacidad germicida debido a su elevado poder oxidante, con una rápida velocidad de acción. Los peróxidos son también muy reactivos frente a materia orgánica, lo que permite su empleo para desincrustar el peligroso biofilm que se crea en el interior de las conducciones.

Abrir / cerrar  Seguros


Abrir / cerrar  Audio
Abrir / cerrar  Video


   Agropecuaria Palentina, S.C.L. C/ Francia, P-52 Polig. Indust. - 34004 - Palencia - España Tel: +34 979 165 116 - Fax: + 34 979 165 733   
   ©  2004-2018            Aviso Legal              Política de Privacidad info@agropalsc.com  Importe nuestros canales de RSS   PDA  Xolido®