< inicio noticias  contactar  multimedia  boletín  tablón  suscripciones Solicitud de Información  identidad  webmail  español  english
AGROPAL - Agropecuaria Palentina
España,  domingo, 25 de agosto, 2019
  Buscar en Agropal
SERVICIOS
volver imprimir  búsqueda relacionadarelacionar
Noticias - Actualidad
volver  otros titulares       imprimir  enviar  búsqueda relacionadarelacionar 
Noticias - Actualidad
¿Estás haciendo una buena recría?
10-05-19
Las corderas son el futuro de la explotación, un buen manejo y una alimentación adecuada son esenciales para la rentabilidad de la explotación.

¿Estás haciendo una buena recría?

¿Recriar nuestro ganado o comprar?

Actualmente, casi toda la reposición de corderas y cabritas se hace dentro de la propia explotación, no solo por cuestiones de rentabilidad, si no también, sanitarias y genéticas. Si se ha de adquirir recría de otras ganaderías nos debemos asegurar que el estatus sanitario sea muy bueno y también nos debemos asegurar de que el nivel genético sea, como mínimo, igual que el nuestro o mejor. En estos dos puntos cuesta mucho avanzar y muy poco retroceder, de modo que una mala operación puede dar al traste con años de esfuerzo. En este aspecto, nunca mejor aplicado el dicho: “Lo barato sale caro”, porque hay pocas ganaderías con altos niveles sanitarios y genéticos y por tanto su recría está muy valorada.

En ocasiones es necesario recurrir a la adquisición de recría externa, como por ejemplo cuando se quiere aumentar rápidamente el tamaño del rebaño, cuando se ha realizado un desvieje grande o cuando se quiere mejorar el nivel genético de la ganadería rápidamente. En todos estos casos puede no ser suficiente trabajar solo con la recría propia. El coste medio estimado de una cordera y una cabrita al momento de su primer parto es de 200 euros.

¿Cuántos animales debo recriar al año?

La tasa de reposición depende en primer lugar de si se quiere aumentar, disminuir o mantener el tamaño del rebaño y también la selección-mejora que se esté haciendo.

Cuando se quiere mantener el censo la tasa de reposición media está en un 25%, así se cubren las bajas por muerte y desvieje.

Cuando se hace un plan de mejora genética la reposición llega a valores de 30-40% al realizar un mayor desvieje de los animales con menores producciones y así lograr una mayor rentabilidad.

La recría que se debe quedar en la ganadería es aquella que procede de las mejores reproductoras, independientemente de las épocas del parto o del precio de la carne.

Cómo realizar una correcta recría:

El objetivo de la recría de las corderas ha de ser el lograr una primera cubrición lo antes posible y que expresen su máximo potencial productivo cuando inicien la primera lactación.

  • Recoger datos sobre los animales que se recrían. El fallo que más puede afectar a la rentabilidad es no dejar corderas más productivas que permitan mejorar la productividad del rebaño.
  • Disponer de unos locales adecuados para las fases de cría y recría.
  • Tener unos buenos protocolos higiénicos y sanitarios para estas fases. Los problemas sanitarios causan muertes y procesos crónicos que limitan la producción.
  • Utilizar protocolos de alimentación propios para cada fase de la cría y recría. Una nutrición escasa o excesiva puede dar lugar a un desarrollo de la glándula mamaria limitante para la producción.
  • Hacer lotes diferenciados de animales en esta fase.
  • Cubrir a los animales en el momento oportuno.

Recría:

En realidad, todo empieza en el preparto. El desarrollo del animal y en concreto de la glándula mamaria viene determinado por su desarrollo fetal. Es esencial un buen programa de alimentación, con los animales separados en un lote específico, y con una alimentación propia para el preparto. Una ligera ganancia de condición corporal en el último tercio de gestación es suficiente para lograr el adecuado crecimiento fetal y calidad de calostro.

  • Hay que evitar animales engrasados que nos van a dar problemas de toxemias de gestación que causan bajos pesos al nacimiento y por tanto a un menor crecimiento de la recría.
  • También es muy importante un programa de desparasitación y vacunación de las madres, que refuerce el sistema inmunitario y favorezca el nacimiento de crías más fuertes y sanas.
  • Se debe contar con un área de paridera que reúna unas condiciones de higiene superiores al resto de las zonas de reposo. Una vez nacidos los animales es importante una adecuada desinfección del cordón umbilical y la aplicación de vitaminas más selenio.

En la primera etapa de lactancia de los corderos son necesarias unas instalaciones adecuadas con limpieza, ventilación y control de temperatura. Se debe lotear a los animales por edades. La base de la alimentación durante esta fase es la leche (natural o lactoreemplazante), aunque a partir de la 2ª semana de vida la cordera debe disponer de paja y concentrados de alta calidad suministrados ad libitum.

El destete: es un momento muy importante, la ingestión de forraje-concentrado ha de ser el principal criterio para decidir el destete. Tienen que comer como mínimo, entre 0,200-0,250 kg de MS/d de alimento sólido. Es conveniente restringir la ingestión de leche a partir de la tercera semana de lactancia teniendo oferta de paja y de pienso lactado desde la segunda semana de edad. Un peso orientativo para realizar el destete puede ser de 12 a 15 kg.

Cría: comprende desde el destete hasta los 3 meses de edad. La alimentación se basa en la utilización de paja y concentrados ad libitum, para conseguir un peso vivo al final del período en torno a los 30 kg. Las corderas deben mantener unos crecimientos próximos a 215 g/d y una CC en torno a los 3 puntos.

Recría: va desde el final de la cría hasta los 45 días antes de su primer parto. Debe ser un período con una velocidad de crecimiento moderado, entre 120-150 g/d. La cordera alcanza su pubertad entre los 6-8 meses de edad y para ser cubierta por primera vez debe haber alcanzado al menos 2/3 de su peso vivo adulto. La base de la alimentación durante este período son forrajes de buena calidad y concentrados en cantidades limitadas.

Durante la recría, la cordera ha de mantener una condición corporal entre 3-3,5 puntos.

En el caso de corderas en el último tercio de gestación, hay que tener en cuenta las mismas consideraciones que en la oveja adulta, pero además se deben considerar las necesidades de crecimiento del animal y tener presente su menor capacidad de ingesta (10-15% menos).

Con una mala planificación de las raciones podemos tener consecuencias tanto por exceso como por defecto.

Un engrasamiento excesivo de las corderas en el tramo de edad de las 4 a las 20 semanas puede dar lugar a un desarrollo limitado del parénquima mamario y, en consecuencia, disminuir la producción de leche posterior. La alimentación durante la etapa de recría condiciona el desarrollo del retículo-rumen, lo cual puede ser un limitante en la capacidad de ingestión.

Con raciones insuficientes tanto en energía como en proteína los animales no se van a desarrollar adecuadamente, necesitando mucho más tiempo para alcanzar un peso para la primera cubrición. Si se cubren con poco desarrollo, se va a afectar muy negativamente los rendimientos de la primera lactación, e incluso de lactaciones posteriores.

Los piensos adecuados para cada fase de recría:
NO-00 Pienso lacteado para arranque de corderos
NO-1 Pienso de arranque de corderos
NO-2 Pienso de recría de corderas
Recuerda que en Agropal dispones de un equipo de veterinarios que te asesoran nutricional y sanitariamente para mejorar la rentabilidad de tu explotación.


Abrir / cerrar  Seguros


Abrir / cerrar  Audio
Abrir / cerrar  Video


   Agropecuaria Palentina, S.C.L. C/ Francia, P-52 Polig. Indust. - 34004 - Palencia - España Tel: +34 979 165 116 - Fax: + 34 979 165 733   
   ©  2004-2019            Aviso Legal              Política de Privacidad info@agropalsc.com  Importe nuestros canales de RSS   PDA  Xolido®