< inicio noticias  contactar  multimedia  boletín  tablón  suscripciones Solicitud de Información  identidad  webmail  español  english
AGROPAL - Agropecuaria Palentina
España,  sábado, 27 de febrero, 2021
  Buscar en Agropal
SERVICIOS
volver imprimir  búsqueda relacionadarelacionar
Noticias - Actualidad
volver  otros titulares       imprimir  enviar  búsqueda relacionadarelacionar 
Noticias - Actualidad
El ciclo del fósforo
17-02-21
En este artículo explicamos en qué consiste el ciclo del fósforo, uno de los más importantes ciclos biogeoquímicos, y cómo beneficia a nuestro planeta.

El ciclo del fósforo

Las plantas obtienen sus nutrientes tanto del suelo como del aire (C02, N, etc). Los nutrientes del suelo los incorporan a través del agua, debido a que las plantas en crecimiento usan más agua que cualquier otra sustancia. Los compuestos inorgánicos (minerales) constituyen menos del 5% en peso de la planta, pero la mayoría de los suelos son deficitarios en alguno de estos compuestos esenciales para un crecimiento adecuado, por lo que es necesario el uso de fertilizantes.

Nuestro planeta está lleno de procesos ambientales y tipos de ciclos biogeoquímicos que se realizan durante diferentes etapas. Uno de los más importantes es el ciclo del fósforo, indispensable para la vida en la Tierra. A continuación, vamos a describir en qué consiste dicho ciclo biogeoquímico y cómo beneficia al planeta.

El ciclo del fósforo consiste en un ciclo biogeoquímico que ocurre en los ecosistemas con el objetivo de describir el movimiento de dicho compuesto químico. Los organismos vivos toman el elemento en forma de fosfatos, los cuales han sido descompuestos de rocas fosfatadas.

Tanto el suelo como los organismos vivos tienen interacción, lo que incluye vegetales, animales y humanos. Gran parte del fosfato también se arrastra a las aguas marítimas, siendo absorbido por aves, peces y algas. Es importante destacar que la proporción de fósforo en la materia es muy pequeña, pero juega un papel indispensable para la vida.

La materia orgánica absorbe fósforo, de manera que se cubran sus necesidades biológicas. De igual modo, el ciclo no tiene un inicio ni un final, ya que se mueve en todas direcciones, posibilitando la vida.

El ciclo biogeoquímico del fósforo tiene movilidad a lo largo y ancho de la biósfera. Esto abarca todos los ecosistemas, tanto de carácter terrestre como de carácter acuático. Evidentemente, los seres vivos se benefician de dicho ciclo, pues es indispensable para la vida.

El ciclo se encarga de cubrir las necesidades celulares más importantes en cada organismo. Esto incluye los procesos de fotosíntesis que se llevan a cabo en las plantas. Por lo tanto, está relacionado con el ciclo del nitrógeno, la hidrosfera y el ciclo del carbono.

CICLO TERRESTRE DEL FÓSFORO

Los organismos capturan el fósforo luego de la meteorización de rocas. Estas últimas son descompuestas, liberando el fósforo en forma de fosfatos. Mediante las raíces, las plantas recogen este fosfato de la litosfera para fijarlo en su estructura vegetal. De esta manera, el fósforo se convierte en la pieza culminante de la fotosíntesis.

Al mismo tiempo, influye en el ciclo alimenticio de animales herbívoros al masticar las hojas de las plantas. A medida que van consumiendo los fosfatos, estos se multiplican en la escala trófica de un animal a otro. Es una ley de la vida que los nutrientes se compartan de organismo en organismo.

OBTENCIÓN DEL FÓSFORO

Los fosfatos regresan al suelo mediante los desechos de los seres vivos. Este ciclo se realiza y repite constantemente, manteniendo el medio ambiente en un equilibrio perfecto. Los organismos descomponedores cumplen con un rol vital en las heces de los animales para producir nuevas cantidades de fosfatos.

Por otra parte, el proceso de descomposición de cadáveres de igual forma devuelve esta sustancia química al suelo. Esto consigue que los organismos vegetales asimilen los fosfatos orgánicos desprendidos hacia la atmósfera.

Otra manera de movilizar fosfatos es la actividad minera que realiza el hombre a través de la explotación industrial de rocas sedimentarias.

Los fosfatos de interés económico se dan en dos tipos de depósito: ígneos y sedimentarios. Cerca del 85 % de la producción se extrae de depósitos sedimentarios marinos, y el resto casi por completo de rocas ígneas. Existe un tercer tipo de depósito, aunque cada vez es menos importante, que es el guano:

a) Depósitos ígneos: Aportan cerca del 20 % de la producción mundial. Es el apatito. El mayor depósito de este tipo se encuentra en el Macizo de Khibina (Península de Kola, Rusia).

b) Depósitos sedimentarios: Estos depósitos podemos agruparlos en dos tipos: depósitos sedimentarios marinos y depósitos de guano.

Depósitos sedimentarios marinos: Constituyen más del 80 % de la producción mundial de fosfatos. En la mayoría de los casos el fosfato está presente como francolita.

La mayoría de los depósitos de fosfatos son originalmente rocas en las que los pellets están cementados por calcita, dolomita, o menos frecuentemente cuarzo (chert, derivado de esqueletos de organismos marinos).

Las explotaciones de fosforita más importantes se encuentran en Marruecos y en Estados Unidos (Florida y Carolina del Norte). Generalmente se explotan capas de poca potencia (2-10 m) y gran extensión.

Depósitos de guano: Aportan una proporción muy pequeña de la producción mundial de fosfatos. Se forman a partir de la acumulación de excrementos de animales, principalmente de aves de gran tamaño.

Procesado de rocas fosfatadas: El fosfato se trata con ácido sulfúrico para obtener los productos comerciales.

LA IMPORTANCIA PARA NUESTROS CULTIVOS

Las plantas sólo pueden absorber el fósforo que necesitan si las raíces lo adquieren en formas iónicas simples (H2PO4- y HPO42-) de la disolución del suelo. Por consiguiente, el valor de cualquier enmienda del suelo cuya finalidad sea suministrar fósforo depende de su capacidad para liberarlo en estas formas iónicas a la disolución del suelo.

Con la salvedad del nitrógeno, el crecimiento inadecuado de las unidades formadoras del cultivo se debe más a una falta de fósforo que a una falta de cualquier otro elemento.

Todas las células de todas las plantas dependen del fósforo y su distribución en toda la planta se rige por la necesidad. El fósforo en las plantas es móvil al contrario de otros elementos como el calcio, el hierro y muchos otros elementos.

El fósforo se redistribuye dentro de las plantas cuando el fósforo disponible en el suelo aparece como limitante.


Abrir / cerrar  Seguros


Abrir / cerrar  Audio
Abrir / cerrar  Video


   Agropecuaria Palentina, S.C.L. C/ Francia, P-52 Polig. Indust. - 34004 - Palencia - España Tel: +34 979 165 116 - Fax: + 34 979 165 733   
   ©  2004-2021            Aviso Legal              Política de Privacidad info@agropalsc.com  Importe nuestros canales de RSS   PDA  Xolido®