< inicio noticias  contactar  multimedia  boletín  tablón  suscripciones Solicitud de Información  identidad  webmail  español  english
AGROPAL - Agropecuaria Palentina
España,  miércoles, 27 de octubre, 2021
  Buscar en Agropal
SERVICIOS
volver imprimir  búsqueda relacionadarelacionar
Noticias - Actualidad
volver  otros titulares       imprimir  enviar  búsqueda relacionadarelacionar 
Noticias - Actualidad
Por qué es importante organizar las cubriciones en pequeños rumiantes
05-05-21
Resulta fundamental organizar las cubriciones en nuestras explotaciones para conseguir, entre otros, una homogeneidad de nuestras producciones a lo largo de todo el año.

Por qué es importante organizar las cubriciones en pequeños rumiantes

Todos somos conocedores de que los pequeños rumiantes se caracterizan por presentar un periodo de inactividad reproductiva llamado anestro estacional. Esta estacionalidad reproductiva representa un mecanismo de adaptación desarrollado de forma natural para que el nacimiento de las crías ocurra en el momento del año más favorable para su supervivencia debido a la climatología y, por tanto, a una mayor disponibilidad de alimento para el mantenimiento de la lactación que es la primavera.

Este anestro estacional tiene importantes consecuencias en el manejo reproductivo del rebaño, así como en la economía de la granja. De forma natural, la producción tanto de leche como de corderos y cabritos es máxima en el primer semestre del año, desde enero hasta junio, coincidiendo con la concentración de partos que se produce en la época primaveral.

Esta estacionalidad de producciones influye en dos aspectos de gran importancia en una explotación de pequeños rumiantes:

  • Por un lado, en la carga de trabajo de la mano de obra que imposibilita una correcta atención de la paridera aumentando, por tanto, la mortalidad neonatal. También en las instalaciones originándose un hacinamiento excesivo en los meses de primavera.
  • A nivel económico, se produce una estacionalidad de los precios tanto de los corderos y cabritos como de la leche, que repercuten en un incorrecto abastecimiento del mercado.

Por estas razones debemos organizar las cubriciones en nuestras explotaciones haciendo especial hincapié en las cubriciones de primavera. Esto nos va a permitir conseguir una homogeneidad de nuestras producciones a lo largo de todo año. Además, podremos predecir y organizar las necesidades de mano de obra e instalaciones necesarias para una correcta atención de los partos. En concreto:

  • Poner en producción las corderas y cabritas lo antes posible.
  • Obtener lotes homogéneos de ordeño a lo largo de todo el año. De esta manera vamos a alimentar correctamente a nuestro ganado en dependencia de cada fase productiva, según el mes de gestación y lactación en la que se encuentren los animales.
  • Realizar un correcto manejo sanitario.

Dependiendo de las características de cada explotación, debemos tener en cuenta varios aspectos a la hora de organizar las cubriciones:

  • La mano de obra disponible.
  • El tamaño de la explotación. Nos interesa especialmente la zona de paridera:
    • Debemos contar con 2 m2 por hembra parida. Densidades superiores empeoran el control de patologías neonatales.
    • Los metros cuadrados de la nave destinada a la paridera limitan el número de partos atendidos de forma óptima y por tanto el número de hembra a poner en cubrición cinco meses antes.
    • Como difícilmente podemos elegir el número de metros cuadrados destinados a la paridera por ser un sitio predefinido, debemos definir el número de hembras en cubrición para adecuar el número de hembras paridas
  • Las fiestas locales, navidades y posibles vacaciones de la mano de obra. Este aspecto, aunque no lo parezca, es de gran importancia.
  • Otras labores desempeñadas en la explotación, por ejemplo, labores agrícolas.

Teniendo la información anterior podemos asesorar de forma correcta al ganadero del sistema o modelo reproductivo más idóneo para su explotación, fijando en cada caso:

  • El número de cubriciones al año.
  • El calendario de cada una de las cubriciones.
  • El número de hembras a cubrir en cada cubrición.
  • Los tratamientos hormonales a utilizar. El uso de tratamientos hormonales es indispensable en la cubrición de primavera, ya que permite mejorar la fertilidad del rebaño y la productividad anual de la granja. Se pueden combinar diferentes protocolos hormonales, tanto esponjas vaginales como aplicación de melatonina.

Por tanto, el objetivo principal de nuestro plan de trabajo en estas explotaciones debe consistir en organizar y planificar las cubriciones para que los partos se repartan a lo largo de todo el año y así obtener y mantener una productividad constante, haciendo coincidir las parideras con los momentos adecuados para la venta de la leche, los corderos o los cabritos con el mejor precio de mercado posible, optimizando la mano de obra y las posibilidades de nuestras naves.

De esta manera, damos por descartado la práctica de cubrición continua. Es decir, mantener siempre los machos en contacto con las hembras. Esta práctica conlleva numerosos problemas de manejo y de planificación de trabajo y producción, sanitarios (fundamentalmente diarreas neonatales), de alimentación (como toxemias de gestación) además de productivos.

En resumen, el hecho de aumentar el número de cubriciones al año permite:

  • Aumentar las posibilidades de que la oveja o cabra quede preñada, disminuyendo así los periodos improductivos y mejorando, por tanto, la rentabilidad del rebaño.
  • Optimizar los recursos de la explotación. Es decir, obtener mayor rendimiento productivo posible con la misma mano de obra, mismo número de cabezas de ganado y metros cuadrados de instalaciones.
  • Mantener una producción de leche homogénea a lo largo del año.

CONCLUSIÓN

Como conclusión, y de acuerdo a todo lo dicho anteriormente, se debe tender a acortar la duración de la paridera en la medida de lo posible. Esto nos permitirá:

  • Obtener lotes más homogéneos de producción, que nos ayudará a su venta.
  • Disminuir la diferencia de edad entre animales, muy importante para evitar el contagio de determinadas enfermedades.
  • Facilitar la labor de posibles tratamientos a realizar en el rebaño.
  • Evitar las llamadas colas de paridera en las que se agravan todos los problemas.

Abrir / cerrar  Seguros


Abrir / cerrar  Audio
Abrir / cerrar  Video


   Agropal S. Coop. C/ Francia, P-52 Polig. Indust. - 34004 - Palencia - España Tel: +34 979 165 116 - Fax: + 34 979 165 733   
   ©  2004-2021            Aviso Legal              Política de Privacidad info@agropalsc.com  Importe nuestros canales de RSS   PDA  Xolido®