< inicio noticias  contactar  multimedia  boletín  tablón  suscripciones Solicitud de Información  identidad  webmail  español  english
AGROPAL - Agropecuaria Palentina
España,  sábado, 24 de febrero, 2024
  Buscar en Agropal
SERVICIOS
volver imprimir  búsqueda relacionadarelacionar
Noticias - Actualidad
volver  otros titulares       imprimir  enviar  búsqueda relacionadarelacionar 
Noticias - Actualidad
Preparto en pequeños rumiantes
31-10-23

Preparto en pequeños rumiantes

Los ganaderos de ovino y caprino, de leche y de carne, de Castilla y León se han consolidado como piezas clave del sector a nivel nacional. Según datos del MAPA, en 2021 concentramos en nuestra comunidad autónoma el 30,2 % de la producción nacional de carne de ovino y el 8,3 % de la carne de caprino mientras que, en 2022, registramos el 55 % de la producción nacional de leche de oveja. A pesar de adversidades como la menor producción forrajera o el alza de los precios de las materias primas, nuestros ganaderos, con la ayuda de técnicos altamente cualificados, trabajan día a día con el fin de mejorar la rentabilidad de sus explotaciones.

Un correcto manejo del periodo preparto y de transición es una herramienta fundamental para optimizar la producción. Es importante recordar que el manejo del periparto comienza desde el momento en que la madre queda preñada, por lo que conocer la gestación y el preparto de estos animales es clave para la consecución de nuestros objetivos.

ALGUNOS DATOS BÁSICOS

Las ovejas y las cabras son poliéstricas estacionales, es decir, tienen varios ciclos estrales durante el otoño, cuando los días se acortan y hay menos horas de luz. Sin embargo, para ampliar la oferta de corderos, cabritos y leche durante todo el año, se recurre a técnicas de inducción del estro fuera del otoño, como el uso de hormonas. Las ovejas y las cabras alcanzan la madurez sexual a los 6-8 meses y su gestación dura unos 5 meses aproximadamente.

Una buena gestión de la alimentación permitirá asegurar el nacimiento de crías viables y rentables, optimizar la producción de leche y alargar y optimizar la vida productiva de la madre.

Al final de la lactación y comienzo del secado, las necesidades disminuyen por lo que un aporte elevado de energía en este punto podría dar lugar a un sobrengrasamiento del animal.

Al final de la gestación se produce la mayor parte del crecimiento de la cría y el útero ocupa gran volumen del abdomen. Aumentan de forma exponencial las necesidades energéticas (puede haber movilización de reservas corporales) y de proteína. La alimentación en esta fase influirá en aspectos como el desarrollo de la glándula mamaria, el peso al nacimiento del cordero o la producción de leche.

Tras el parto se recupera la capacidad de ingesta y la condición corporal disminuye a medida que aumenta la producción láctea.

Condición corporal recomendada en ovino y caprino de leche:
Fase productivaEspecieCC
Final de gestaciónOvino3-3,5
Caprino-
PartoOvino3-3,5
Caprino3-3,5
Pico de lactaciónOvino2-2,5
Caprino2,5
CubriciónOvino3-3,5
Caprino2,5-3

PATOLOGÍAS MÁS COMUNES ASOCIADAS AL PREPARTO

La patología por excelencia de esta fase productiva es la toxemia de gestación, siendo la osteomalacia mucho menos frecuente, aunque es interesante conocerla. También pueden aparecer ciertas carencias en vitaminas llamadas hipovitaminosis, por un déficit en el aporte de vitaminas.

Toxemia de gestación

Se trata de una alteración del metabolismo energético común en animales que llegan a la fase final de la gestación con un nivel de engrasamiento elevado. Es un proceso muy frecuente en explotaciones con un manejo nutricional inadecuado antes del secado.

En este punto se producen dos eventos:

  • Aumento de la demanda de glucosa a causa de la demanda fetal (sobre todo si la gestación es múltiple).
  • Disminución de la oferta de glucosa a causa de una disminución de la ingesta y/o al aumento del estrés.

Esto provoca la movilización de reservas para la obtención de energía por otras vías y por lo tanto cursará con hipoglucemia, hipercetonemia y depósito graso en el hígado. A causa de una menor síntesis de lípidos y a la degradación del tejido graso de la madre, consecuencia de la movilización, aumenta el nivel de ácidos grasos libres en hígado pudiendo desembocar en una esteatosis hepática.

Los principales signos clínicos observados son dificultad de los animales para levantarse, hinchazón de los miembros posteriores y aumento de la frecuencia respiratoria.

El tratamiento suele consistir en aportar glucosa o precursores gluconeogénicos y, en ocasiones, interrumpir la gestación para asegurar la viabilidad de la madre. Suele ser costoso y poco rentable, pero si no se aplica, la mortalidad puede alcanzar el 80 %.

¿Cómo se puede prevenir la toxemia de gestación?

  • Correcto balance de las raciones durante la gestación para evitar llegar con un engrasamiento excesivo al último tercio. Es muy importante que tengamos claro que el manejo previo al secado es vital. Animales muy engrasados, además de tener más posibilidad de desarrollar toxemia, tendrán un peor desarrollo mamario (lo que supone una peor lactación y peor desarrollo de los corderos o cabritos).
  • Debido a la menor capacidad ruminal, disminuye el consumo de alimento de volumen (forraje) por eso es importante el aporte de un pienso de preparto apetecible y alto en energía (el almidón degradable en rumen produce ácido propiónico; único ácido graso volátil del rúmen de los principales producidos que estimula la gluconeogénesis en hígado).
  • Loteado de los animales gestantes, si fuera necesario, en función de la edad o fase de la gestación, por ejemplo.
  • Fácil acceso a agua (limpia y fresca) y suficiente espacio en el comedero.
  • Suplementación con precursores gluconeogénicos como el lactato o el glicerol por vía oral para reducir la producción de cuerpos cetónicos. Se pueden administrar desde las 6-8 semanas antes del parto hasta un par de semanas postparto. También podría ser interesante el aporte de vitaminas como la niacina o el ácido fólico ya que favorecen la oxidación grasa y evitan su depósito en el hígado.
  • Evitar factores estresantes (p.e.: el transporte), la aparición de otras patologías que puedan comprometer la ingesta (p.e.: mala dentición o cojeras) y los cambios bruscos de alimentación.

Osteomalacia

Desarrollo anómalo del tejido óseo en adultos a causa de una deficiencia en calcio, fósforo o vitamina D. Durante la gestación, las necesidades de estos nutrientes aumentan y, si no se suplen con la ración, se produce una movilización o reabsorción de sales óseas. Puede manifestarse a través de cojeras, posturas anómalas o fracturas. Para prevenir y tratar, únicamente es suficiente con aportar los niveles adecuados de estos nutrientes a través de la dieta.

CONCLUSIONES

  • Debido a la variación de las necesidades nutricionales en los pequeños rumiantes a lo largo del periparto, es importante conocer y adaptar el manejo nutricional para evitar la aparición de patologías y, en consecuencia, sufrir las pérdidas económicas que puedan derivar de estas.
  • Dentro de los procesos más comunes, la toxemia de gestación continúa teniendo una alta prevalencia en los rebaños, pudiendo alcanzar un 80 % de mortalidad si no se aplica un tratamiento a tiempo.
  • La mejor manera de evitar la toxemia es la prevención a través de un buen manejo en granja. Agropal recomienda el uso correcto y adaptado de piensos de preparto, suplementación con precursores glucogénicos en caso de explotaciones propensas y control de la condición corporal de los animales para evitar llegar al final de la gestación con un nivel de engrasamiento excesivo.

Abrir / cerrar  Seguros


Abrir / cerrar  Audio
Abrir / cerrar  Video


   Agropal S. Coop. C/ Francia, P-52 Polig. Indust. - 34004 - Palencia - España Tel: +34 979 165 116 - Fax: + 34 979 165 733   
   ©  2004-2024            Aviso Legal              Política de Privacidad info@agropalsc.com  Importe nuestros canales de RSS   PDA  Xolido®