< inicio noticias  contactar  multimedia  boletín  tablón  suscripciones Solicitud de Información  identidad  webmail  español  english
AGROPAL - Agropecuaria Palentina
España,  jueves, 25 de abril, 2024
  Buscar en Agropal
SERVICIOS
volver imprimir  búsqueda relacionadarelacionar
Noticias - Actualidad
volver  otros titulares       imprimir  enviar  búsqueda relacionadarelacionar 
Noticias - Actualidad
Enfermedades emergentes en pequeños rumiantes: Lengua Azul
05-03-24
La Lengua Azul es una enfermedad de gran importancia en el sector ganadero por su fuerte impacto en la salud animal y por su elevado coste económico a todos los niveles.

Enfermedades emergentes en pequeños rumiantes: Lengua Azul

A consecuencia del cambio climático, las enfermedades animales transmitidas por medio de vectores han cobrado una gran importancia en los últimos 10 años. Y ¿qué es un vector? un vector es un organismo que trasmite un agente infeccioso de un animal a otro. Una de estas enfermedades es la lengua azul, de gran importancia en el sector ganadero por su fuerte impacto en la salud animal, y como consecuencia, por su elevado coste económico a nivel de granja y de todo el sector.

¿Qué es y cómo se transmite?

La enfermedad de la Lengua Azul es una enfermedad infecciosa de naturaleza vírica, no contagiosa, causada por un reovirus del “Género Orvirus” que afecta a rumiantes tanto domésticos como silvestres. De los animales domésticos, la especie ovina es la más afectada. El ganado bovino y caprino no muestra normalmente ningún signo clínico de la enfermedad, aunque sí pueden actuar como portadores de la misma. Sin embargo, se ha observado que algunos serotipos del virus que circulan por Europa sí que producen signos clínicos en la especie bovina.

Como hemos dicho, la lengua azul es una enfermedad no contagiosa, pero sí vectorial, trasmitida por la picadura de insectos de un animal a otro, en particular de ciertas especies de mosquitos del “Género Culicoides”. Existen más de mil especies englobadas en este género, pero menos de veinte de ellas son capaces de trasmitir la enfermedad. Con respecto al virus responsable de la enfermedad, se han identificado más de treinta serotipos diferentes, variando considerablemente la capacidad para producir la enfermedad entre cepas distintas.

Teniendo en cuenta lo dicho anteriormente, parece evidente que la presencia de la enfermedad está directamente ligada a la presencia del mosquito que la transmite y, por tanto, a las condiciones climatológicas que favorecen su desarrollo y presencia en el entorno.

¿Cuál es la sintomatología?

La sintomatología de la lengua azul varía en cuanto a su intensidad de aparición entre animales, desde imperceptible hasta leve, moderada o grave. Los síntomas que se pueden observar son fiebre, debilidad y pérdida de peso, hemorragias y úlceras en boca y nariz, excesiva salivación y descarga nasal, inflamación del rodete coronario de las pezuñas y cojera, diarrea, neumonía, abortos en ovejas preñadas y la “lengua azul “, por el color que adquiere ésta debido a la cianosis que provoca la infección.

Ante la aparición de un brote de Lengua Azul, las primeras sospechas se basan en la aparición de signos clínicos característicos de la enfermedad, junto con la presencia de vectores de trasmisión en la zona. Para confirmar el diagnóstico se requieren pruebas de laboratorio, que en España han de realizarse por parte de laboratorios oficiales de las Administraciones Públicas.

¿Qué medidas debemos tomar para combatirla?

En la lucha contra esta enfermedad se deben tomar distintas medidas por parte tanto de las autoridades competentes como por nuestra parte:

  • Restricción de movimientos de animales procedentes de explotaciones afectadas.
  • Establecimiento de un área de protección y de vigilancia alrededor de los focos. El tamaño de dichas áreas puede modificarse de acuerdo con criterios geográficos, climáticos o de distribución de los mosquitos que la contagian.
  • Confinamiento de los animales durante las horas de máxima actividad de los vectores, así como medidas de control del vector en el medio ambiente, en los alojamientos de los animales y en los propios animales, mediante el uso de desinfectantes y repelentes adecuados.
  • Programas de vigilancia de insectos, mediante la colocación de trampas, lo que permitirá conocer las especies de mosquitos del Género Culicoides implicadas en la transmisión.
  • Programas de vigilancia serológica que permita una detección precoz de la presencia de la enfermedad.
  • Y, por último, la medida más eficaz: la vacunación. Debido a la existencia de numerosos serotipos se deberán utilizar vacunas frente a los serotipos que se hayan aislado en la zona.

La distribución geográfica de la enfermedad abarca una amplia franja en todo el mundo. En Castilla y León, durante el último año, se han producido casos en las provincias de Salamanca, Zamora, Ávila y Valladolid. Es destacable que a nivel europeo se ha demostrado la circulación de serotipo 8 del virus responsable de la enfermedad, que es más virulento en la especia ovina que otros serotipos, además del serotipo 3 que cursa con alta mortalidad de animales y para el cual no existe vacuna disponible actualmente.

Todas estas enfermedades que antes considerábamos de otras zonas, debido al cambio climático, han venido para quedarse. Es fundamental tenerlo en cuenta. Su impacto económico es muy alto, sobre todo debido a las restricciones comerciales que se producen cuando hay brotes.

En Agropal dispones de un equipo veterinario perfectamente preparado para asesorarte en tu explotación


Abrir / cerrar  Seguros


Abrir / cerrar  Audio
Abrir / cerrar  Video


   Agropal S. Coop. C/ Francia, P-52 Polig. Indust. - 34004 - Palencia - España Tel: +34 979 165 116 - Fax: + 34 979 165 733   
   ©  2004-2024            Aviso Legal              Política de Privacidad info@agropalsc.com  Importe nuestros canales de RSS   PDA  Xolido®